Los humanos llevan contaminando el planeta más de lo que se pensaba

Otros Braylin Ivan Payano 278 Visitas

Los humanos llevan contaminando el planeta más de lo que se pensaba
Contaminación ambiental | Imagen ilustrativa Pixabay

Una nueva revisión une la ceniza expandida en los centros de hielo de la Antártida con las prácticas de consumo de los maoríes en Nueva Zelanda hace 700 años

Mucho antes, mientras diseccionaban ejemplos de centros de hielo de la isla James Ross en la Antártida, los investigadores Joe McConnell, Nathan Chellman y Robert Mulvaney encontraron algo sorprendente: una generosa expansión de los niveles de residuos que comenzó alrededor del año 1300 y continuó hasta la actualidad.

El sedimento, o carbono oscuro, es una molécula que retiene la luz y que procede de fuentes de ignición, por ejemplo, el consumo de biomasa (por ejemplo, los incendios forestales) y, sobre todo últimamente, la quema de productos petrolíferos. Trabajando en un esfuerzo conjunto con un grupo mundial de investigadores del Reino Unido, Austria, Noruega, Alemania, Australia, Argentina y Estados Unidos, McConnell, Chellman y Mulvaney se propusieron encontrar los puntos de partida de esta peculiar expansión del carbono oscuro atrapado en el hielo antártico.

Los descubrimientos del grupo, distribuidos esta misma semana en Nature, ponen de relieve una fuente que nadie había previsto: antiguos ensayos de copiado de tierras maoríes en Nueva Zelanda, dirigidos a tal escala que afectaron al clima de gran parte del Hemisferio Sur y ocultaron otras salidas premodernas que se habían producido en la comarca en el transcurso de los últimos años.

La posibilidad de que en ese momento de la historia la gente provocara un cambio especialmente crítico en los niveles de sedimentos climáticos a través de sus ejercicios de limpieza de propiedades es muy sorprendente", aclara McConnell, que impulsó la revisión. Solíamos creer que al volver doscientos o trescientos años podríamos ver un mundo premoderno perfecto, sin embargo en esta revisión inequívocamente la gente ha estado afectando el clima sobre el Océano Austral y la Península Antártica básicamente durante los más recientes 700 años".

Para distinguir inequívocamente el origen de los residuos, los analistas desglosaron una progresión de seis centros de hielo recogidos en la isla James Ross y en la zona central de la Antártida utilizando un marco lógico creado originalmente en el laboratorio McConnell en 2007. Mientras que los centros de hielo de la isla James Ross mostraron una expansión comprobada de los sedimentos a partir del año 1300, con niveles que aumentaron significativamente en el transcurso de los siguientes 700 años y que alcanzaron su punto máximo durante los siglos XVI y XVII, los niveles estimados en diferentes áreas de la zona central de la Antártida a lo largo de un marco temporal similar se mantuvieron algo estables.

Andreas Stohl, de la Universidad de Viena, dirigió las recreaciones de modelos climáticos de transporte y declaración de carbono oscuro en todo el hemisferio sur que ayudan a los descubrimientos. "A partir de nuestros modelos y del diseño de la declaración sobre la Antártida visto en el hielo", aclara, "obviamente la Patagonia, Tasmania y Nueva Zelanda fueron los lugares de inicio más probables de la expansión de las descargas de sedimentos a partir del año 1300".

Para afinar aún más el resultado, los investigadores aconsejaron todos los registros accesibles de llamas antiguas en cada uno de los tres lugares. Es más, finalmente, sólo quedó una posibilidad razonable: Nueva Zelanda, donde los registros de carbón vegetal mostraron una expansión crítica del movimiento del fuego a partir del año 1300. Esta fecha coincide con la aparición evaluada, la colonización y el consiguiente consumo de una gran cantidad de regiones boscosas de Nueva Zelanda por parte del público maorí.

Un final asombroso, teniendo en cuenta el espacio generalmente pequeño de Nueva Zelanda y la distancia (sólo unos 7.300 km), el humo necesitaba hacer un viaje para llegar a la zona donde se eliminó el centro de hielo en la isla de James Ross.

En contraste con el consumo habitual en lugares como el Amazonas, o el sur de África o Australia, no se esperaría que el consumo maorí en Nueva Zelanda tuviera un efecto importante, sin embargo afectaría inmensamente al Océano Austral y a la Península Antártica", dice Nathan Chellman. Tener la opción de utilizar los registros del centro de hielo para mostrar los impactos en la ciencia del aire que eran ineludibles en todo el Océano Austral, y tener la opción de acreditar eso a la aparición y el asentamiento de los maoríes en Nueva Zelanda 700 años antes fue realmente impresionante."

El significado de los descubrimientos

Estos descubrimientos son significativos por mucho tiempo. Para empezar, los resultados tienen importantes ramificaciones para nuestra comprensión del aire y el medio ambiente de la Tierra. Los modelos medioambientales actuales dependen de datos exactos sobre el medio ambiente del pasado para hacer proyecciones para el futuro, en particular sobre las descargas y centralizaciones de sedimentos, que asimilan la luz y están conectados con el equilibrio radiactivo de la Tierra. A pesar del hecho de que no es inesperado espera que el efecto humano durante las ocasiones premodernas era irrelevante en contraste con la fundación o el consumo normal en llamas, esta revisión da nuevas pruebas de que los flujos de consumo causados por el hombre para haber afectado el aire de la Tierra y tal vez su medio ambiente mucho antes, y en mucho más grandes alcances, que recientemente previsto.

En segundo lugar, la biomasa que consume la basura es rica en micronutrientes como el hierro. El desarrollo del fitoplancton en una parte importante del Océano Antártico está restringido por el suplemento, por lo que los resultados de los enormes consumos maoríes probablemente provocaron cientos de años de desarrollo ampliado del fitoplancton en enormes espacios del Hemisferio Sur.

Además, en tercer lugar, los resultados perfeccionan lo que se piensa sobre la circunstancia de la aparición de los maoríes en Nueva Zelanda, uno de los lugares de la Tierra que siguen siendo colonizados por personas. Las fechas de aparición de los maoríes dependientes de las fechas de radiocarbono cambian del siglo XIII al XIV, sin embargo, la datación más exacta concebible a partir de los registros del centro de hielo señala el comienzo del consumo de gran alcance de los principales maoríes en Nueva Zelanda a 1297, con una vulnerabilidad de sólo 30 años.

Fuente: ABC ciencia

Contaminación, Medio ambiente, Estudios, Planeta

          Icono de compartir en Messenger     Icono de compartir en WhatsApp

Recibe nuestras notificaciones

Agregate a nuestra lista de notificaciones

Suscribete para recibir todas las semanas nuestras mejores publicaciones

email